Cuando te das cuenta que no te gusta llegar a tu oficina puede ser debido a un ambiente laboral tóxico. En gran medida se debe a la presencia de personas deprimidas, líderes agresivos, conspiraciones o negatividad y a veces, es contagioso.

Aunque un ambiente laboral sea tóxico, en Centro Líder nos preocupamos por solucionar los problemas del mismo y ayudar a los involucrados.

Lo primero que debes hacer es identificar si el entorno es el causante de tu problema. Aquí te decimos cinco señales para comprobarlo:

  • Jefe “agresivo”
Un líder “ofensivo” se caracteriza por perder el interés durante los comentarios o conversaciones de los demás, señala los defectos de los demás en público, menosprecia el esfuerzo del equipo y reitera su superioridad en cualquier situación. Un jefe con esta personalidad siempre se adjudicará los reconocimientos y culpará a otros por el fracaso.

  • Evasión de responsabilidades
Es común sufrir en el trabajo ante la evasión de las responsabilidades; es decir, ni tus jefes ni tus compañeros asumen las consecuencias de los actos o se postulan para dirigir tareas. Estos simplemente culpan a otros para cubrir carencias.

  • Falta de comunicación
La retroalimentación incompleta, falta de información por parte de los jefes o el nulo trabajo en equipo genera una competencia insana. Todos trabajan por su propio beneficio y no por el de la empresa.

  • Falta de reconocimiento
Ascensos injustificados y trabajadores valiosos ignorados generan rumores y conspiraciones en un equipo laboral. Restar el valor al esfuerzo de los demás desencadenará siempre un clima laboral tóxico.

  • Antipatía viral
Los famosos “grupos” en una oficina pueden provocar riñas y chismes en el ambiente laboral. Cuando das cuenta de ello día tras día provoca antipatía laboral. Por ello es importante fomentar el trabajo en equipo.

Conoce nuestras avanzadas técnicas en Capacitación de Personal y mejora tu vida laboral. Tendrás resultados notables.